20. mar., 2018

Perspectiva Lógica sobre la Obesidad.

Extracto del Libro "PERDER PESO Y GANAR VELOCIDAD, SIN HACER DIETA"

"Este libro va dirigido a los que lo han intentado todo para  perder peso y nada sirve. -¡Mi caso! –  

La obesidad es exceso de información y velocidad. Como me inunda,  mi biología que esta mas despierta que mi mente  lo exterioriza en mi aspecto más visible. Obesidad y enfermedad. Para que me dé  cuenta. Realmente poco se habla de esto, pero te lo voy a transmitir con mi  margen de error.  La meta de la existencia  tiene que ver con  ganar velocidad al procesar información de la vida común: “Conflictos”. 

Esto significa hallarle propósito  a todo, o soltarlo si no se entiende, es decir no tengo respuestas.  En otras palabras: sincronizar información.  De hecho hay una forma física que expresa muy bien la sincronización “8”.

Es necesario resaltar que la mayoría de nosotros somos receptores lentos y preferimos seguir a otros sin preguntar nada -¡Así estamos!- Y nos va como nos va.  Por lo tanto aceptamos las opiniones externas en todo y nunca resolvemos o asumimos la existencia en referencia  interna, de ahí que nos es tan difícil curarnos, adelgazarnos o cambiar de costumbres. La mayoría de los seres místicos hablan del ser interior. En realidad te hablan de que tú eres tu propio observador.

 ¿Cómo  me doy  cuenta que la obesidad es exceso de información y velocidad?  Mis conflictos no resueltos: ¿Cómo sobrevivo?  ¿Cómo me defiendo?  ¿Cómo compito y gano? ¿Cómo gestiono mi territorio?  

Cuando no tengo las respuestas  me bloqueo. Es más,  ni siquiera sé que estas son las preguntas que marcan el destino de los habitantes del planeta tierra. Actúan en mi biología totalmente invisibles o inconscientes; visibles externamente tienen forma de  error, aquello que no debería ser: “ Celos, envidia, frustración, debería ser así y no así, deseo desmedido, abuso, locura, envidia, robos, asesinatos, maldiciones, engaños, trampa, enfermedad, obesidad, estupidez, lentitud, y todo tipo de cualidades castigadas por la sociedad”. 

Todas estas se gestaron en altísima velocidad, por eso cuando son visibles causan tantos estragos, y aparecen para que lo perciba sin juicio. Y si lo reconozco en mi  se genera una actualización instantánea. Estas cualidades son como meteoritos. De tal manera que solemos mantenerlos ocultos. Inconscientes. Si supiéramos entender que son velocidades de información que no digerimos las abordaríamos diferente. Mi error aparece para que  lo vea.

Estamos bloqueados y no nos damos cuenta. Es el típico caso de repetir y repetir la misma historia con distintos personajes. Lo vemos en todo el desarrollo de nuestras vidas.

Para mí, mi despertar ocurrió al verme  muy gordita, de la noche a la mañana, con un bebé, sin trabajo, sin dinero, y con una pareja incomoda. Mucha gente desarrolla  estos temas con el enfoque de carencias. Pero esto va más allá. Tiene que ver con la época que estamos viviendo y con el mundo cuántico o la era de la información. Me doy cuenta de esto de manera intuitiva y procuro ponerle palabras en una investigación que logré  hacer para mí misma y luego para todo aquel que quiera leerlo. Y eso es lo que intento transmitir en este libro.

 Ganas velocidad absorbiendo conceptos cuánticos como: “el observador transforma la materia”. “El futuro informa al pasado”.  “Pasado, presente y futuro están en un instante”. “El futuro está a la derecha y el pasado a la izquierda” “Cuando dormimos alimentamos al ser energético que está en futuro” “el pensamiento es energía”. Se  amplía la capacidad de información, despiertas tu aspecto consciente  del cerebro que normalmente  está dormido - ¿y sabes  cómo nos damos cuenta? Solamente con la repetición y el aburrimiento que tenemos en esta vida,  cuando pierdes la  finalidad. 

Para ganar velocidad requieres entrenamiento físico y abstracto. Ya hay muchas herramientas abstractas, como el misticismo  y la  meditación entre otras. El único que ha incursionado en mostrar la sincronización con ejercicio físico es  Gym Brain. Y que cosa más interesante son técnicas de oriente sincronizadas con las de occidente. Derecha e izquierda. Y es por esto que en mi investigación  yo te  afirmo que el cuerpo ocupa  explorar con el movimiento consciente. Lo que cree que entiende en palabras.  

La salida es transitar  el error,  es la única manera de querer  verse. Así es cómo diseñe El  Entrenamiento Grey: “la bajada de velocidad a un receptor lento aportándole lógica con movimiento”.  “el observador transforma la materia y  eres tu propio observador”.  Esto te otorga nuevas conexiones entre cuerpo y mente, en principio  basta con leer lo que te propongo en este libro para que tu biología se disponga a  perder peso y abandonar la carga que ha  adquirido inconscientemente  a lo largo de la  vida. Especialmente esta: “somos lo que comemos”. Ya saben hay muchas personas que comen muy saludable  y nunca bajan una libra. Y otros flacos con una dieta súper pesada y de toda la vida. Y ahí están. Entonces lo de la dieta es un mito más a examinar.

El cuerpo no sabe procesar el exceso de información que es de alta  velocidad  lo traduce a gordos por todas partes. Es palpable como cada día somos más obesos sin importar la raza. Se le atribuye  casi toda la culpa a la dieta. No es verdad. La dieta es energía, y la energía se obtiene de diferentes medios, una  son los alimentos, pero que hay de: “el pensamiento, el sol, la tierra, el agua, las relaciones interpersonales, la antimateria, el campo cuántico, el plasma,  e incluso del espacio exterior”. Y los pensamientos modifican el futuro.  Somos lo que pensamos al comer. Y ¿quién pone esos pensamientos en mí? ¿Entiendo que soy una antena, un receptor dormido y despierto? Consciente e inconsciente. Nadie te obliga a consumir más azúcar, sal o grasa.  De hecho nadie  sabe porque tiene ciertas preferencias y otras no. Y no es cultural.  Es personal. Realmente estos temas son nuevos para todos los humanos de la actualidad en este planeta. Gracias a la física cuántica, desde 1801  hay más  respuestas, que las que dan los libros famosos.  

 Estamos en una época donde la velocidad es todo. Por otra parte  la práctica deportiva diaria es la fábrica del error, solo basta que nos indiquen ir a la derecha para ir  en camino opuesto. Y lo peor ganar velocidad es cuestión de hacer tiempo lento. No vale la presión y terminar rápido. Debemos ver el proceso. Y el proceso está minado de errores.  

Las rutinas deben estar  acordes con el cuerpo que tenemos, el tiempo y el espacio. Lo básico es recorrer con estas formas “8 y∞” siempre iniciar por la derecha, incluso en el inicio de los aeróbicos (esto es sincronizar en lo textual).  Usando los diferentes estilos de entrenador@s, (gracias Youtube) todos los días escogeremos una rutina diferente,  para trabajar todos los músculos, es decir reprogramarlos y activarlos.  Ver el gráfico. Es una realidad que los  resultados dependen de ver sus propios  errores. De esta manera reprogramamos  circuitos para vivir la vida.  Aprendemos a  sincronizar  la mente y el cuerpo. Esto te ofrezco en este libro,  la obesidad visto con los ojos que adquirí en mi proceso personal y puliéndolo con herramientas de la LGC, Lógica Global Convergente. Realmente son otros ojos. 

¡Es hora de dejar de fingir perfección! O de querer vernos como la figura en el video. Estar ahí tomó  mínimo 5 años, mucho tiempo lento, aunque ellos lo hacen tan rápido y fácil. No vimos su proceso. 

Se ha venido desenredando esta trama que es la existencia. Que muchos vemos como traumas.  De alguna manera nos están entrenando para dar respuestas a estas preguntas, pero a partir de nosotros mismos.  Cuando tenemos conflictos (mucha información y velocidad), somos como  una computadora 386 con internet que colapsa. No bastaría con formatear el disco.  La buena noticia es que el cerebro humano tiene una memoria virtual expandible, formateable y con un software de ultra tecnología  que procesa según la velocidad a la que se programa. Para ayudar al proceso de reprogramación esta el Entrenamiento Grey. 

Nuestro cuerpo funciona como una máquina en piloto automático. Esto significa que nos manejan programas  y no lo captamos, hasta que todo lo que hacemos es repetido y  aburrido. En mi caso, he pasado los últimos 20 años de mi vida solamente ejercitando mi cuerpo y comiendo saludable, es decir repitiendo. Como todos buscando salud y perder peso. En esta última etapa, llegué al límite: después de mi parto me vi obesa aunque todos los días hacia ejercicio y comía saludable pero mi cuerpo no respondía como antes. Y esto me dejó ver que nos operan asuntos inconscientes, invisibles, ligados a esas “4 preguntas” sin respuestas. Están incorporadas a nuestra biología. A la vida misma incluso desde antes de nacer, a nuestro árbol transgeneracional. Es decir que pasamos la vida intentando resolver estas respuestas. Para la gran mayoría de nosotros es conflictivo,  es un  juego caótico donde no lo logramos, somos los grandes perdedores de la historia… ¿y porque pasa  esto? te invito a intentar comprenderlo con mi libro."

SARAH DIANA GAITAN REY.