14. jul., 2017

Convivir con distintos procesos y velocidades.

Convivir con distintos procesos y velocidades.

Primero hago la distinción para poder expresar esto. Tal división no existe en realidad, son percepciones y conviven, no es mejor la mayor velocidad, ni peor la más lenta. Esto no es una separación entre dormidos y despiertos como tremendamente opuestos. Estos convergen, cuando ambos se incluyen. Sólo existe conflicto, entre ambos, cuando uno de los lados se cree con mayor peso dentro de esta existencia. 

Se puede convivir con lo distinto perfectamente, desde el asumir mi pespectiva imperfecta y, desde mi capacidad de soltar mi argumento cristalizado, como si esto se tratase de dos bandos en lucha. 
Por ejemplo: mi diseño particular estaba basado en una identidad ecologista, vegetariana, y de vida saludable. Digo estaba, porque aunque siga viviendo ese estilo, ya no es algo fijo para mi, me he quitado esas etiquetas. Además también estaba en el anticonsumo. ¿Qué sucede cuando me quedo fijo en mi argumento? Para una identidad aferrada a ella, con estas características pacifistas y ecologistas, le era muy difícil ver el lado opuesto, pues al menos lo que creo como opuesto. No podía comprender el consumo de mis cercanos, y las comilonas de carnes que es algo que acá se da cada domingo y en cada juntada de amigos. El conflicto nacía basado en una defensa del medioambiente, y además parado sobre una realidad donde yo supuestamente estaba despertando, y que el camino era por donde voy. Soberbia que nacía de mi identidad. Muy distinta a la soberbia que nace del vacío. Desde ese lugar entraba en conflicto. Cuando más pesaban mis conceptos personales y más creído de la verdad, más se acrecentaba el polo contrario. Hasta que un momento de la NADA, me cayó la ficha. Y me dije: ¿Y si no es como pienso? Y me relajé con los otros que me mostraban otro polo de la realidad. Empecé a incluir sus pensamientos, sus formas, su consumo, su desinterés por la lógica. Todo está bien. Al incluir la otra parte, al incluir al otro con ideas tan diferentes, tengo el mapa completo, de despierto y dormido, tengo el día completo, tengo las 24 horas, los circuitos del diseño completo. No es lo uno o lo otro, después de todo, acaso la derivación no se hace estando dormidos? Por qué etiquetar y juzgar a quienes están teniendo un rol diferente hoy en día. Hoy les doy crédito porque se requiere de un gran amor para vivir todo esto desde la inconsciencia. Es decir, desde dentro (in) de la conciencia. Si no tengo esa parte vista en los otros no veo nada. Hoy ldoy Gracias a cada una de las personas que están en el plano, viviendo la vida de plano concreto plenamente, tal vez tienen sus circuitos preparados para vivir tales experiencias sin necesidad de lo que llamamos despertar. No es una obligación. Qué estemos comprendiendo una nueva lógica no nos da el derecho a excluir, porque justamente no se trata de eso. Los que llamamos dormidos están incluidos y gozan de un gran amor para ser parte de esa experiencia. Nadie como Ellos podrá experimentar la intensidad de la ilusión, ya que los llamados despiertos no pueden hacerlo. La ilusión se desdibuja. Todo está incluido y es perfecto. Dormidos y despiertos hacen uno. El día no lucha con la noche. En este punto creo que muchos considerados despiertos están más dormidos que los dormidos, ya que no sólo que no están despiertos, sino que se creen despiertos, y eso sólo los hace sonámbulos. A quién también se incluye. 
Desde este lugar donde para explicar tuve que dividir puedo quedarme en paz con quienes convivo cada día sin sentirme para nada mejor que nadie, y en paz con quienes no ven lo que veo. No puedo definirme en ninguno de los lados, porque estoy dormido y despierto a la vez y a veces de un lado más que del otro y así en una danza. La lógica me lleva a un lugar de mayor inclusión, porque comprende la vida como un Latido, de divergencia y convergencia. Exhalo divergencia, inhalo convergencia. La respiración se vuelve perfecta entre la nada y el todo, entre dormir y despertar, y entre los Otros y Yo.

Tomado de facebook. Cristian Oscar Vera Godoy


.